EXPERIMENTOS SOCIALES ALTERNATIVOS. Nº 3: El Experimento Comparte (Acción contra el hambre, 2011)

El siguiente experimento no fue llevado a cabo por investigador@s sociales sino por una ONG, Acción Contra el Hambre, quienes con motivo del Día Mundial de la Alimentación, decidieron estudiar el comportamiento del ser humano cuando se enfrenta a la realidad de un mundo mal repartido y demostrar que la lucha contra el hambre es más fácil si todos compartimos un poco.

Para ello, lanzaron una campaña medíatica en la que querían mostrar una metáfora visual sobre cómo funciona el mundo y cuyo objetivo principal era recaudar fondos y concienciar a la población sobre el problema del hambre y más concretamente de la desnutrición aguda infantil, una enfermedad que cada año mata a 3,5 millones de niños.

El experimento se realizó con 20 niños y niñas (de entre 4 y 6 años) que fueron grabados con cámara oculta a la hora de la merienda y consistió en dejarles solos en un cuarto en el cual había dos cuencos: uno de ellos con un sandwich de nocilla, el otro vacío…

¿Cómo creéis que reaccionaron ante esta situación?

De los 20 niños sometidos a estudio, 20 compartieron su comida. Queda claro que la lucha contra el hambre es más fácil si todos compartimos un poco.

En un mundo con capacidad para alimentar al doble de su población, 3,5 millones de niños mueren por desnutrición aguda cada año.

Deberíamos aprender.

http://www.experimentocomparte.org

 

Un comentario para “EXPERIMENTOS SOCIALES ALTERNATIVOS. Nº 3: El Experimento Comparte (Acción contra el hambre, 2011)”

  • Jesús Gerardo Salas Gonzales:

    Un experimento es eso, experimentar posibles escenarios, veo que la ONG que desarrollo esta practica cometió un grave error, la pareja de niños son de rasgos étnicos muy similares. Me preguntaría que hubiera sido si en España (lugar donde se desarrolla el ejemplo) se hubiesen puesto niños blancos con sus contra-partes de otras minorías étnicas (negros, latinos, asiáticos, etc.) Quizá los resultados hubieran variado..o no?
    Lo menciono porque en España así como hay tolerancia también se han tejido imaginarios sobre el OTRO (quien es diferente a uno, viéndolo desde la perspectiva de comunidad y pertenencia al grupo). Que puede hacer en el niño alimentar prejuicios, que podrían verse reflejados a la hora de compartir la merienda. E inclusive, si al compartir la merienda debería verse si es tendencia la cantidad que se comparte, pues una cosa es dar a la mitad (reconocerle como igual) y otra es departir un pequeño bocado.

Deja un comentario

Suscríbete al Blog de la Fundación iS+D

Suscríbete al Blog

Categorías

¡Síguenos en Twitter!