Reflexiones de investigación social Nº1: la necesidad de la colaboración social

Los fenómenos sociales son asunto de todos y su aceptación un síntoma de madurez social.

La humanidad está saliendo de su adolescencia y empieza a asumir sus responsabilidades. La conciencia del ser social es todavía muy débil actualmente. Los seres humanos, en vez de considerar la colaboración como un factor indispensable para el desarrollo de la especie, la consideran como un factor de mengua. De ahí el énfasis que se pone en buscar explicaciones basadas en la genética o en la biología para explicar los comportamientos. De ahí la importancia que se le concede al propio individuo, como si sus características físicas fuesen determinantes de sus conductas. Asumir la idea del ser social supone asumir la idea de responsabilidad colectiva. En este sentido, la sociedad esta empezando a salir de su infancia. La sociedad tiene miedo de asumir sus responsabilidades. En tanto en cuanto estas recaigan sobre sujetos concretos, ella se ve libre de cargas.

Los fenómenos sociales son asunto de todos y su aceptación un síntoma de madurez social. El análisis de estos fenómenos debe evidenciar el grado de madurez de una sociedad en un momento dado, entendiendo por madurez, la conciencia y la consciencia de los propios actos y la asunción de sus consecuencias.

Los mensajes sociales son persistentes y reflejan los valores, las creencias y los estereotipos sociales, consolidando su contenido, que se transmite repetitivamente de unos a otros a través de los más variados sistemas de comunicación, sin que se reflexione sobre su significado, sentido y valor social. Estos estereotipos proceden de la asignación de roles diferentes a las personas en función de sus diferencias físicas y de su mayor o menor valoración social. Entre las diferencias físicas, el sexo sigue siendo la que mayores diferencias establece entre las personas, por encima de las asociadas a la edad, que se ha ido diluyendo con el aumento de la esperanza de vida y de la calidad de la misma. Algo similar de lo ocurrido con la posición social, cuyas grandes diferencias se han ido limando a medida que ha aumentado la riqueza y el bienestar de los individuos de un país, permaneciendo las diferencias en función de la riqueza-pobreza en los extremos de la misma, afectando a menos personas.

 

Fuente:

Deja un comentario

Suscríbete al Blog de la Fundación iS+D

Suscríbete al Blog

Categorías

¡Síguenos en Twitter!