SOCIOLOGÍA Y CINE. Nº1: Cuestiones de género en el cine: Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941)

En la Fundación iS+D algunos de nuestros/as investigadores/as se han centrado en el estudio del cine desde una perspectiva sociológica y queremos ofreceros una parte del saber de nuestro equipo a todas y todos vosotros. Esta es la razón por la que nos hemos propuesto realizar una serie de artículos sobre “Sociología y Cine”.  No queremos, en definitiva, realizar unos comentarios habituales sobre el arte cinematográfico (los cuales se pueden encontrar en miles de blogs y páginas web), sino que queremos dirigir nuestra “mirada sociológica” hacia películas de todo tipo de géneros, ya sean de ciencia ficción, género, históricas o cualquier otro. Nuestra intención es aportar, desde el conocimiento de nuestro equipo de investigadoras e investigadores, un análisis que se salga de lo habitual, que lleve a cada lector a replantearse muchas de las escenas que ha podido ver en tantas ocasiones sin tener en cuenta más que lo que la narración y la historia de la película le quieren contar. La Sociología nos ayuda a observar el cine desde otra mirada, comprendiendo este arte como una herramienta para analizar la sociedad.

En esta primera entrega os vamos a hablar de cuestiones de género en el cine de la mano de una de las grandes obras maestras del cine: Ciudadano Kane

Ya fuese como entretenimiento, como denuncia social o como creador de tendencias, el cine siempre ha sido un vehículo de transmisión de valores y perpetuador de creencias sociales. Entre ellas aparece constantemente reflejado el rol de género: las mujeres a lo suyo y los hombres también. Cada uno con y en su papel. Los hombres fuertes e inteligentes; las mujeres bellas y sensibles. Mª Jesús Rosado Millán, Presidenta de la Fundación iS+D para la Investigación Social Avanzada.

 

El cine nos tiene acostumbrados a presentarnos una imagen de los hombres muy heroica. Los héroes, sobrevalorados hasta la saciedad, no hablan de hombres casi perfectos, orientados a su gran misión en la vida que es la acción salvadora y redentora de los demás (es decir, de las personas que no pueden ser heroicas).

Constituyen uno de los ideales de la masculinidad hegemónica: fuertes, racionales, ávidos de poder, orientados a su tarea, valientes rayando la temeridad y protectores. ¿Pero encajan todos los hombres en el modelo de héroe que nos ofrece el cine? ¿Qué pasa con los que no se ajustan a dicho modelo? ¿Son menos hombres?

Si analizamos una película como Ciudadano Kane, vemos ese binomio hombre-poder que tanto gusta mostrar al cine. ¿Pero era Kane realmente un hombre poderoso? ¿Podía hacer lo que le venía en gana? ¿Gozaba de la sumisión de los demás?

Desde luego no de la de su amigo Lelan que decide alejarse de él. ¿Pero cómo termina la película? Con el abandono precisamente de su mujer, esa persona a la que nunca consideró con capacidad para la acción. Es precisamente ella la que demuestra el punto que muchos hombres temen reconocer: su debilidad.

 

Fuentes:

  • Película Ciudadano Kane (Citizen Kane): escrita, producida y protagonizada por Orson Welles.
  • Imagen 1: http://en.wikipedia.org/wiki/Citizen_Kane

 

 

 

 

 


 

 

 

 


Publicidad que financia este blog

Deja un comentario

Suscríbete al Blog de la Fundación iS+D

Suscríbete al Blog

Categorías

¡Síguenos en Twitter!