¿Cuáles son los permisos de maternidad y paternidad en América Latina?

En la Fundación iS+D para la Investigación Social Avanzada seguimos buscando diferencias por género en cuanto a los permisos de maternidad y paternidad por todo el mundo. Como ya vimos en el anterior post (¿Cuáles son los permisos de maternidad y paternidad en Europa?), en casi todos los países europeos los varones disponen de un permiso por paternidad muy inferior al que disfrutan las mujeres e incluso en algunos países como Grecia o Irlanda todavía hoy los hombres no disponen de ningún día para estar con sus hijas e hijos recién nacidos. Sin embargo, existen algunos países más adelantados en lo que se refiere a estas políticas de igualdad como Finlandia o Alemania en los que los permisos de paternidad son muy superiores a los de la mayoría de los países. El caso de Islandia es el más notorio, pues las mujeres y los hombres pueden disfrutar de los mismos días de permiso. Esperemos que estos últimos casos resulten ser imanes que atraigan al resto de países europeos a cambiar sus políticas de maternidad y paternidad, pues seguir otorgando sólo ese derecho a las mujeres es seguir considerándolas como “madres-amas de casa-cuidadoras de los hijos y del hogar” y al hombre como “trabajador asalariado-proveedor de recursos-protector de la familia”.

En América Latina, la situación es más grave, dado que no sólo existe una gran diferencia por género en las políticas de cada país sino que, además, las mujeres trabajadoras cuentan con un promedio inferior al mínimo de las 14 semanas establecido en el Convenio sobre la Protección de la Maternidad de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tal y como lo indicaron la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y UNICEF*.

Los únicos países que otorgan una baja por maternidad superior o igual a las 14 semanas son Brasil, Belice, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Panamá y Venezuela. La parte positiva es que ningún país tiene una baja por maternidad inferior a las 10 semanas. No obstante, la baja por paternidad está bastante por debajo de la media europea (45 días aproximadamente). Por lo general, en todo el área del Caribe los varones no disponen de ningún día para estar con sus hijos/as. Los países más adelantados en lo que se refiere a los permisos por paternidad son Brasil (con sólo 5 días de baja); Colombia (con 8 días para el sector privado); Uruguay (10 días para los trabajadores públicos y 3 días para los privados) y en primera posición se encuentra Cuba, donde los hombres pueden disfrutar de hasta 9 meses de baja, pero sin remuneración.

Estos son los datos más relevantes de los permisos de maternidad y paternidad en América Latina, un continente donde parece que las políticas no favorecen que tanto hombres y mujeres puedan disfrutar del nacimiento de sus hijos/as en igualdad de condiciones, ¿a qué se deben este tipo de desigualdades? ¿Deberían interpretarse como algo natural por las diferencias sociales entre hombres y mujeres o ser algo susceptible de cambio para que entre todas y todos consigamos una sociedad igualitaria?

Curiosamente, haciendo una aproximación a estos problemas por la red a través de diferentes páginas, todas las noticias y reinvindicaciones respecto a este tema hacen mención a conseguir prolongar y mejorar la baja por maternidad, haciendo invisibles a los hombres e impartícipes de dichas reinvindicaciones.

 
Fundación iS+D

Fuente:

  • ILO Database on Conditions of Work and Employment Laws. ILO, Geneva. Available at: http://www.ilo.org/dyn/travail
  • *Centro de Noticias de la ONU: http://www.un.org/spanish/News/
  • | Bebés y más
  • | Univision
  • Imagen 1: http://derecho.laguia2000.com/derecho-de-familia/impugnacion-de-paternidad
  • Imagen 2: http://sanjuanbautistasf.blogspot.com.es/2011/04/obispos-de-america-latina-piden-crear.html

Enlaces relacionados con este post:

 

5 comentarios para “¿Cuáles son los permisos de maternidad y paternidad en América Latina?”

  • El problema de los hombres es que de tanto aparecer por doquier, de tanto figurar y de tanto aparentar, resulta que son los grandes desconocidos y en muchas políticas públicas, los olvidados.
    Las políticas de igualdad siguen manteniendo una visión androcéntrica de la vida. Los hombres son el modelo a seguir. Por eso se centran en todas aquellas cuestiones destinadas a que las mujeres nos acerquemos e ese modelo, sin darse cuenta de que con ello perpetúan los estereotipos de género, y en definitiva, la desigualdad.
    Porque la igualdad se encuentra en el punto medio hacia el que tenemos que encaminarnos las mujeres y los hombres.
    Si a los varones se les niega el derecho a disfrutar del cuidado de sus bebés ¿cómo vamos a ser iguales? Porque a un bebé no sólo le hace falta una teta (que por cierto, ni siquiera tiene que ser la de la propia madre). Le hacen falta muchas más cosas, una de ellas fundamental: caricias, contacto, besos y abrazos. Eso tan mediterráneo de “uyyyyyyyyyy mi niño” mientras le pegas el correspondiente achuchón.
    Amén de muchas otras cosas que hay que hacer cuando se tiene un bebé, entre ellas dejar reposar a la madre. Siempre recordaré el sueño perpetuo que tenía mientras criaba, hasta el punto de nunca supe que era más importante en determinados momentos, si cuidar al bebé o una almohada.
    Por otro lado, y en términos económicos ¿quién es más productivo, aquel que tiene una vida armónica compuesta de muchas facetas, o quién es adicto al trabajo en el que pierde más tiempo del que realmente trabaja?
    Yo sólo sé que las moscas se acercan más a la miel que a la hiel. Reivindicar los permisos de paternidad es un derecho de todos. Con ello ganamos también las mujeres.

  • […] Fundación iS+D. (2012). “¿Cuáles son los permisos de maternidad y paternidad en América Latina?”. Disponible en: http://blog.isdfundacion.org/2012/11/22/permisos-maternidad-y-paternidad-en-america/ […]

  • yahaira:

    existe alguna justificación razonable, para el permiso al padre? ……. porque 4, 5, 12 días…. solo porque a alguien se le ocurrió.

  • Luz:

    Porqué siempre priorizáis los deseos de los progenitores y no las necesidades de un bebe recién nacido? Un bebé recién nacido necesita contacto constante con su madre, también con su padre, pero nunca puede compararse como la tranquilidad que le da escuchar la misma voz que ha oído durante 9 meses, el olor del pecho de su madre los atrae por naturaleza. Y me da lo mismo que el padre quiera estar en casa haciéndole arrumacos, que también le vendrán bien. La naturaleza está ahí para algo, el útero es que necesita recuperación, descanso. El hombre está para ayudar y apoyar. Y en vez de preguntar a tantos expertos en políticas de igualdad, porque no pensáis en lo que conviene a los niños primero? Y sabiendo lo que conviene, que cada cual elija lo que quiera hacer en su casa, queremos opciones, no imposiciones.

    • Respetamos su opinión, pero no la compartimos. Más allá del simple hecho de la recuperación física de la mujer, está el hecho de que ser mujer y madre no está por encima del hecho de ser hombre y padre. La igualdad debe ser la misma. El cariño, amor y cuidados de un padre son iguales a los de una madre. Del mismo modo el cariño de dos padres, dos madres o uno de ellos solamente. Es cultural el pensar que una madre es mejor a la hora de atender a un bebé. Cambiemos la mentalidad para poder llegar a una equidad real.

      Saludos, gracias.

Deja un comentario

Suscríbete al Blog de la Fundación iS+D

Suscríbete al Blog

Categorías

¡Síguenos en Twitter!